Skip to content
Skip to content

© Internet Society / Nyani Quarmyne / Panos Pictures

¿Cómo podría la consolidación afectar Internet en el futuro?

Como este informe ha explorado, las tendencias de consolidación son visibles en todas las partes de la economía de Internet. Para la mayoría de los usuarios, estas tendencias son más visibles en el dominio de las aplicaciones, en el que un pequeño conjunto de proveedores está dominando la provisión de servicios como búsqueda, redes sociales y comercio electrónico. Pero incluso si son quizás menos obvias para la mayoría de los usuarios, las tendencias de consolidación también se están produciendo en los otros dos dominios: provisión de acceso e infraestructura del servicio.

Si estas tendencias continúan sin disminuir en los próximos años, ¿qué significará esto para la evolución y el uso técnico de Internet? En esta sección, consideraremos el impacto de la consolidación a través de la óptica que guía cómo vemos Internet.

El impacto proyectado de las tendencias de consolidación en las capacidades de los usuarios

Creemos que Internet y sus invariantes empoderan a los usuarios con ciertas capacidades. Estas capacidades respaldan el valor social que Internet proporciona a las personas e incluyen la capacidad de conectarse, hablar, innovar, compartir, elegir y confiar. Algunas de estas están destinadas a ser más susceptibles al impacto de las tendencias de consolidación si continúan sin disminuir.

© Internet Society / Nyani Quarmyne / Panos Pictures

La capacidad de elegir

Las tendencias de consolidación que continúan en su trayectoria actual probablemente afectarán más profundamente la capacidad de los usuarios de elegir entre servicios. La limitación de la elección probablemente también afectará indirectamente a un conjunto más amplio de capacidades, con diferentes implicaciones según el dominio económico, los parámetros específicos de la región geográfica en cuestión y el grado de competencia.

Si las tendencias actuales de consolidación continúan, podría surgir un escenario en el que una o posiblemente dos plataformas de propiedad exclusiva dominen partes de la economía de Internet. Todas las demás innovaciones y servicios evolucionarán en torno a estas plataformas. Los efectos de la red, que ayudan a permitir el dominio de la plataforma, podrían derivar en un pequeño número de actores dominantes en casi cualquier área de servicio. En combinación con la propiedad de una infraestructura estratégica y vastas cantidades de datos para mejorar la calidad del servicio, podría ser cada vez más difícil para los nuevos actores desafiar a los grandes operadores preexistentes en cualquiera de los servicios de la plataforma central que ofrecen actualmente. De manera similar, dado que los mismos recursos podrían usarse para implementar nuevas plataformas o servicios, los actores dominantes de hoy tienen una gran ventaja para capturar nuevos mercados que puedan surgir.

Las tendencias actuales de consolidación en la capa de aplicaciones, en particular, tienden a seguir los patrones tradicionales de consolidación de otras partes de la economía. Esto incluye, por ejemplo, la adquisición de competidores más pequeños para aumentar las participaciones en el mercado, y los intentos de capturar una mayor parte de la cadena de valor empujando a los clientes hacia una "marca de la tienda" tienen muchos precedentes en otras partes de la economía. Pero nuestra pregunta para el futuro es la siguiente: ¿hasta qué punto estarán disponibles tales estrategias para los actores dominantes de hoy en día, dado que los organismos reguladores están examinando cada vez más cómo las plataformas aprovechan y explotan su dominio en un área para favorecer los servicios en otra?

Sobre la base de esta pregunta es necesario un mayor análisis y una comprensión más matizada de la naturaleza o el abuso del dominio en un mercado determinado y de cómo definir los mercados relevantes a efectos de la ley de competencia. Dichas definiciones, que se relacionan con la evolución de la ley de competencia o antimonopolio, deben tener en cuenta factores como la naturaleza de múltiples caras de las plataformas, las condiciones de propiedad exclusiva de la interoperabilidad y el costo de los datos personales como el precio al consumidor.

© Internet Society / Nyani Quarmyne / Panos Pictures

La capacidad de innovar

Las grandes compañías de Internet son cada vez más las plataformas de innovación elegidas y se han vuelto útiles para reducir el umbral para que los nuevos innovadores se involucren en la economía de Internet. Por ejemplo, las funciones de inicio de sesión social ofrecidas por algunas plataformas de redes sociales permiten a los nuevos desarrolladores subcontratar la necesidad de desarrollar sistemas complejos para administrar no solo la membresía y las credenciales de inicio de sesión, sino también los requisitos legales y de seguridad relacionados con estos. De manera similar, los grandes proveedores de servicios en la nube, como AWS, Microsoft y Google, están ofreciendo cada vez más un conjunto completo de servicios, desde el hospedaje del DNS hasta las CDN. Este movimiento permite a las nuevas empresas escalar y aprovechar una infraestructura de servicio que podría haberse reservado previamente a un pequeño conjunto de empresas.

Estas evoluciones pueden fortalecer significativamente la capacidad de los usuarios de innovar al desarrollar e implementar nuevos servicios y aplicaciones. Pero las tendencias hacia una mayor dependencia de plataformas de propiedad exclusiva reconocidas para la interoperación también implican un cambio hacia un entorno cualitativamente diferente al definido por la innovación sin permiso, incluso cuando los estándares abiertos apoyan la interoperación. Debemos preguntarnos: ¿hasta qué punto las nuevas innovaciones se concentrarán en unos pocos grandes actores y dependerán de algunas funcionalidades centrales?

Si bien la red informática mundial emula las propiedades de Internet en sí y proporciona una plataforma abierta para la innovación en la que cualquiera puede ofrecer un servicio sin restricciones, muchas aplicaciones basadas en la red no lo hacen. Estas plataformas a menudo son esencialmente monopolísticas y tienden a ser de propiedad exclusiva y cerradas, y pueden restringir o limitar la provisión y disponibilidad de nuevos servicios y aplicaciones. También refuerzan la división de oportunidades entre países desarrollados y en desarrollo. Las tiendas de aplicaciones móviles1M. Kende (2015). Documento de debate: la división de las aplicaciones móviles. Internet Society. Disponible en: https://www.internetsociety.org/resources/doc/2015/discussion-paper-the-mobile-app-divide/. hacen esto imponiendo restricciones geográficas.

© Jordi Ruiz Cirera

La capacidad de conectarse y confiar

Si bien la escala en la prestación de un servicio en particular puede ser beneficiosa desde el punto de vista de la asequibilidad, la disponibilidad y la seguridad, también crea dependencias que tienen consecuencias de gran alcance. La propiedad fundamental de Internet de no tener favoritos permanentes se basa en la idea de que Internet no discrimina entre tecnologías, compañías y regiones, pero que su éxito continuo depende de su relevancia y utilidad constantes. En pocas palabras, Internet está donde las [b]uenas ideas son superadas por mejores ideas.2Internet Society (febrero de 2012). Invariantes de Internet: lo que realmente importa. Disponible en: https://www.internetsociety.org/internet-invariants-what-really-matters/.

Pero la concentración de desarrollos alrededor de una o una pequeña cantidad de plataformas podría exponer a los usuarios y a las compañías a vulnerabilidades en el software y la infraestructura compartidos. El grado de concentración en una o más plataformas o servicios, y la posibilidad de sustitución entre ellos, es un determinante importante de las implicaciones de seguridad y confianza que surgirán de la consolidación sin control.

En relación con estas preocupaciones generales sobre la dependencia futura de un número limitado de proveedores, está la cuestión de si algunas de las grandes compañías de Internet podrían ser demasiado grandes para fracasar. Esto se entiende como las consecuencias potenciales de que la falla de una compañía sea tan grave que se dice que crean un riesgo sistémico. Si las tendencias actuales de consolidación continúan sin disminuir, la economía de Internet, y por extensión la economía en general, podrían tener dependencias cruciales vinculadas a los servicios de unos pocos grandes actores. El análisis adicional de tales riesgos debería tener en cuenta la posibilidad de sustitución de un servicio o una funcionalidad en particular, y cómo se relacionan con la economía en general.

Por otro lado, las tendencias de concentración en la provisión de muchos servicios descritos en este informe a menudo vienen acompañadas de muchos beneficios. El hospedaje del DNS o las CDN son servicios que continuarán beneficiándose de economías de escala y mientras la competencia persista entre los grandes proveedores hará que servicios como la mitigación avanzada de DDoS sean más asequibles y estén disponibles para una gama más amplia de usuarios y proveedores de contenido. En ausencia de un dominio completo del mercado o de prácticas que lleven a puntos únicos de falla (por ejemplo, al no usar múltiples proveedores de hospedaje del DNS), estas tendencias podrían tener efectos positivos en la seguridad y la resistencia de Internet.

© Internet Society / Nyani Quarmyne / Panos Pictures

La capacidad de compartir (y colaborar)

Internet tiene menos que ver con tecnologías específicas y más con la colaboración. Desde estándares abiertos y acuerdos mutuos entre redes para intercambiar datos, hasta el desarrollo de políticas y gobernanza, el intercambio y la colaboración son el núcleo de lo que diferencia a Internet de otras redes. No es algo deseable, ni es un hecho, sino una propiedad de Internet en sí. Esta es la razón por la que los problemas de consolidación están tan estrechamente relacionados con la capacidad de unas pocas personas de tomar decisiones que afectan a todos. Ya sea que se trate de una decisión sobre protocolos técnicos para la interoperación o políticas que se esfuerzan por capacitar y proteger a los usuarios, se requerirá la colaboración para garantizar una "Internet abierta, global, segura y confiable para todos" en el futuro.

© Internet Society / Nyani Quarmyne / Panos Pictures