Skip to content
Skip to content

Internet está cambiando.

Desde la infraestructura subyacente hasta la forma en que los usuarios se conectan, Internet está evolucionando de varias maneras. El informe de 2017 de Internet Society anticipó una economía de Internet hiperconectada, en la que todos los sectores de la economía o la sociedad se verían afectados por la tecnología. Entre las preguntas que planteó, el informe también inquirió si esta interrupción impulsada por la tecnología favorecería a los actores existentes de la economía de Internet, o si daría lugar a una mayor competencia e iniciativa empresarial. En el informe de 2019, Internet Society explora aún más la evolución de la economía de Internet. Examina la presencia cada vez mayor que tienen las plataformas de Internet en la economía de esta red y cuáles podrían ser las repercusiones para la sociedad, la innovación, la competencia y la economía, así como la arquitectura más amplia de Internet.

En el informe de 2019, Internet Society pregunta si la economía de Internet se está consolidando y, si es así, cuáles podrían ser las repercusiones. Desde la supremacía de Facebook en las redes sociales, de Google en las búsquedas y de Amazon en las compras en línea, las plataformas más grandes de Internet están capturando las interacciones humanas fundamentales. Esta supremacía, además de las finanzas y el alcance que la acompañan, permite que las plataformas extiendan su influencia y alcance hacia nuevos mercados: desde vehículos autónomos hasta inteligencia artificial, servicios de nube y mucho más. Esta ventaja se basa en los efectos sin precedentes de la red, las inmensas recopilaciones de datos de usuarios, la agilidad comercial y la libertad normativa que solo unas pocas compañías más disfrutan.

En este informe, Internet Society reconoce la increíble conveniencia que brindan estas plataformas al usuario de Internet. Al mismo tiempo, Internet Society también reconoce las inquietudes que se están expresando sobre esta supremacía y sobre la responsabilidad que estas compañías tienen frente a la sociedad y la economía. El informe de 2019 explora estos asuntos mediante el análisis de cinco temas y tendencias clave que surgieron de la gran interacción con la comunidad de Internet Society y de las encuestas y entrevistas con expertos, intelectuales y personas influyentes.

La primera tendencia es lo que llamamos la evolución de los “entornos de servicio total.” Las plataformas de Internet han evolucionado en el proceso de aportar una gama de comunicaciones, entretenimiento, productividad, servicios de estilo de vida y herramientas diseñados para ser increíblemente convenientes. En esencia, estos entornos ofrecen un acceso predeterminado de ventanilla única a Internet. A fin de que los usuarios se mantengan interesados y los ingresos sigan aumentando, las plataformas de Internet se expanden a nuevas áreas de servicio y contenido.

Al mismo tiempo, los entornos de servicio total operan a una escala que permite a los empresarios hacer cosas que de otra manera no podrían hacer, como acceder a una base de clientes mucho más grande, recursos y experiencia que ninguna empresa pequeña podría lograr utilizando su propio tiempo o recursos limitados. Si bien los entornos de la plataforma ofrecen grandes oportunidades, también podrían limitar la innovación al promover más los intereses de las plataformas que de los usuarios y, en consecuencia, limitar la competencia y las opciones del usuario.

También observamos que la interoperabilidad y tanto el desarrollo como la implementación de estándares se están volviendo cada vez más una función de escala. En este caso, una Internet abierta, colaborativa e interoperable se encuentra condicionada por un pequeño número de grandes compañías, y la escala organizacional y la participación en el mercado juegan un papel importante en el desarrollo y la implementación de los estándares técnicos abiertos de los que depende Internet. Un pequeño grupo de grandes compañías influyen en la naturaleza de una Internet abierta, colaborativa e interoperable. Estas grandes organizaciones también pueden acelerar la adopción de estándares existentes pero poco implementados como IPv6, además de fomentar el desarrollo y la evaluación de nuevas normas, lo que representa un beneficio para Internet en su conjunto.

Pero el uso cada vez mayor de las API impulsadas en gran medida por plataformas pone una mayor parte de la funcionalidad e interoperabilidad de Internet en las manos de ecosistemas inmensamente poderosos, cuyos intereses podrían no estar alineados con los de los demás. Finalmente, los servicios, aplicaciones e innovaciones del futuro podrían depender de la disponibilidad de un pequeño grupo de plataformas y servicios de propiedad exclusiva, lo que provocaría que esas aplicaciones sean menos resistentes, confiables y capaces de soportar una mayor innovación.

Irremediablemente, la topología de Internet también está cambiando. La capacidad de un pequeño número de servicios de nube y contenido para invertir en sus propias redes e implementar sus servidores cerca del borde de la red de banda ancha está amplificando la tendencia existente de una Internet "más plana", en la que las redes de acceso están cada vez más interconectadas y tienen menos necesidad de tránsito internacional. Las redes de acceso están evolucionando rápidamente, impulsadas por las implementaciones de "Internet de las cosas" (IoT, Internet of Things) y otras demandas para procesar en una gama de dispositivos de usuarios, incluidas las tecnologías en evolución tales como los vehículos autónomos. Los grandes proveedores de nube, algunos de los cuales también son grandes entidades de plataformas de Internet, están bien posicionados para dominar la nueva era de IoT y la computación de borde. Esto impulsa aún más el cambio de topología de Internet con menos tránsito internacional y más redes y servicios complejos, privados y especializados.

Una de las consecuencias de la consolidación y concentración que hemos detallado hasta ahora es lo que llamamos “dependencias profundas". Las ventanillas únicas predeterminadas, la interoperabilidad, el desarrollo de estándares y la implementación a escala, así como el aplanamiento de la infraestructura de Internet, son el resultado de la concentración y la consolidación en áreas clave. Esto crea dependencias dentro de las capas y las capas transversales de Internet. El desarrollo de nuevas aplicaciones, servicios y negocios en toda la economía global depende cada vez más de un pequeño número de plataformas privadas que son propiedad de las compañías más grandes de Internet.

Si bien el riesgo de una falla catastrófica puede ser mínimo, podría crear un efecto dominó para otras partes de la economía global. A medida que los entornos de plataformas se expanden aún más, al ingresar en más sectores y mercados, y a menudo dominándolos, existe el riesgo de que aumenten las dependencias sociales en unos pocos agentes económicos poderosos. El riesgo se amplía por un poder económico excepcional. El hecho de que una empresa o tecnología sea vulnerable a la interrupción, evolución y competencia ha sido uno de los éxitos determinantes de Internet, lo que Internet Society llama la característica de los "favoritos no permanentes". Esta característica podría ser cuestionada a medida que las dependencias siguen aumentando.

La quinta tendencia es el número cada vez mayor de respuestas a los efectos negativos (reales o percibidos) de la concentración y la consolidación. Hay un interés creciente y una mayor voluntad en los gobiernos de abordar los asuntos desafiantes que afectan a la economía, la sociedad y la gobernanza. Estos asuntos, que incluyen desde noticias falsas hasta prácticas anticompetitivas, se encuentran en las aplicaciones, los servicios y los dominios de acceso de la economía de Internet. Se encuentran en diferentes sectores y regiones, y por parte de diferentes instituciones. En respuesta, algunos países han adoptado diferentes estrategias. Algunos tienen una mayor tolerancia al riesgo de dominación si esto también ofrece servicios y acceso a Internet, mientras que otros presentan una tendencia tradicionalmente más baja en cuanto a la regularización. Al mismo tiempo, otros países, tales como los de la Unión Europea, están movilizando respuestas concertadas e interinstitucionales que a menudo abarcan la competencia, la protección al consumidor y a los organismos reguladores de protección de datos. De la misma manera, diferentes grupos interesados también se han enfocado en diferentes asuntos en lo que respecta a la dominación.

Internet Society reconoce que es difícil de estimar el impacto de la consolidación y la concentración en la economía de Internet, así como en una Internet abierta, interoperable y global. Como ya se ha mencionado, hay beneficios en cuanto a la operación a escala. La consolidación y la concentración también pueden beneficiar de manera considerable al usuario, al proporcionar plataformas que ofrecen experiencias sin contratiempos en Internet. Al mismo tiempo, no está claro cuál es el impacto en la innovación, el espíritu emprendedor y, principalmente, en la competencia. No está claro qué significan la concentración y la consolidación con respecto a las opciones del usuario, lo que incluye la elección de contenido, servicios y proveedor.

La sección final del informe describe una serie de preguntas que Internet Society, la comunidad en general y todas las partes interesadas en la prosperidad de Internet deben tener en cuenta. Internet Society incorporará estas preguntas en su plan de acción para 2019 con el objetivo de abordar algunas de ellas en el informe del año próximo. Esperamos con interés el apoyo y compromiso continuo de la comunidad, ya que tenemos un debate en curso para el próximo año.