digital-divides

 Brechas Digitales

TLa brecha digital del futuro ya no será sólo el acceso a la conectividad sino que estará vinculada a la seguridad ya la capacidad de aprovechar Internet para una amplia gama de oportunidades económicas.

A medida que surjan nuevos vectores de amenazas, se materializará una brecha de seguridad entre quienes cuenten con el conocimiento y los recursos necesarios para protegerse a sí mismos contra las amenazas cibernéticas y quienes no.
La consolidación de las redes y plataformas en unas pocas organizaciones afectará la capacidad de crecimiento y escalabilidad de las redes y limitará el surgimiento de nuevos actores.
La adopción de la inteligencia artificial y la Internet de las Cosas transformará la economía global y ofrecerá oportunidades al mundo en desarrollo. Sin embargo, sin oportunidades económicas más amplias y una infraestructura adecuada, muchas naciones podrían quedar atrás.

Resumen

Los datos muestran que, si bien todavía tenemos un largo camino por recorrer, la brecha digital tal como la hemos definido históricamente —es decir, la brecha entre quienes tienen acceso a Internet y quienes no lo tienen— se está cerrando. Desde pequeñas redes comunitarias en algunos de los lugares más aislados del mundo hasta proyectos de desarrollo de infraestructura a gran escala, estamos progresando hacia la conexión del 53 por ciento de los ciudadanos alrededor del mundo que todavía no están en línea.

Sin embargo, en el futuro surgirán nuevas brechas impulsadas por la evolución de las tecnologías y las redes, así como por la falta de oportunidades económicas y de preparación cibernética. Las disparidades en el desarrollo de infraestructura, los altos costos de la conectividad, las restricciones sobre el acceso, las barreras al emprendimiento y la falta de habilidades y recursos amplificarán estas nuevas brechas y harán que para muchas personas resulte difícil disfrutar de todos los beneficios económicos y sociales que ofrece Internet. Esto dejará a algunas naciones incluso más vulnerables a las amenazas cibernética.

Estas nuevas brechas profundizarán las disparidades entre países —particularmente entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo—, pero también dentro de cada país. A medida que Internet transforme cada uno de los sectores de la economía global, las brechas digitales del futuro no se limitarán al acceso a Internet, sino que también incluirán la brecha entre las oportunidades económicas disponibles para unos y no para otros. Desde la capacidad de acceder y compartir contenido en línea hasta la capacidad de beneficiarse de las oportunidades que ofrece Internet, las desigualdades existentes entre “los que tienen” y “los que no tienen” se podrían exacerbar a medida que la tecnología avance a una velocidad cada vez mayor.

¿Y si... entre quienes no pueden costear la seguridad se profundiza aún más la brecha entre “los que tienen” y “los que no tienen”?

Bloqueo de los flujos de datos de Chisnovia: todo el país en cuarentena

En este primer caso conocido de exclusión a nivel de red, los proveedores de servicios de Internet de los países vecinos están identificando y eliminando el tráfico que sale de Chisnovia, restringiendo así el tráfico transfronterizo entre Chisnovia y sus vecinos. Esto es posible porque los recientes cambios introducidos en los protocolos de red globales tras una ola implacable de ataques cibernéticos exigen que todos los paquetes de datos sean geoetiquetados.

La inminente brecha de seguridad

El uso significativo de Internet no solo depende del acceso a la conectividad y la capacidad de beneficiarse plenamente de su uso, sino que también depende de la posibilidad de utilizar los servicios y tecnologías de Internet de forma segura. En el futuro, el conocimiento para comprender las amenazas en línea y los recursos financieros para protegerse contra ellas serán fundamentales para el bienestar de cada persona. A medida que las amenazas cibernéticas aumenten alrededor del mundo y pongan en riesgo la seguridad individual, anticipamos que surgirá una brecha entre quienes tienen el conocimiento y los recursos para protegerse y quienes no los tienen.

La alfabetización en materia de seguridad y los recursos para acceder a herramientas de seguridad y protección de la privacidad serán esenciales. Por sobre todo, para enfrentar los desafíos en materia de ciberseguridad, será fundamental un compromiso sustancial por parte de todas las partes interesadas. Algunos usuarios, organizaciones y países estarán en una mejor posición económica para protegerse en línea, mientras que otros se volverán más vulnerables. Los países con estrategias de ciberseguridad, capacidad para proteger su infraestructura crítica y la posibilidad de llevar a la justicia los delitos cibernéticos tendrán mayores ventajas económicas que aquellos que no las tengan.

Las poblaciones vulnerables también estarán en riesgo. Las personas y grupos como los ancianos o las personas de escasos recursos que son vulnerables a los delitos en el mundo físico son especialmente vulnerables a los delitos cibernéticos. Estas personas pueden carecer de las habilidades necesarias para protegerse a sí mismos y son más propensas a convertirse en blanco de fraudes, estafas y robos.

Las amenazas cibernéticas afectarán en forma desproporcionada a las naciones en desarrollo que están luchando por estar en línea y aquellas que carecen de preparación cibernética. Como argumentó el investigador Gamreklidze en 2014, “La ciberseguridad es el área donde se solapan los problemas típicos de los países en desarrollo, el acceso a las TIC y las habilidades necesarias para usarlas”.1 Cyber security in developing countries, a digital divide issue http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/13216597.2014.954593 Este brecha de conocimientos y recursos solo ampliará las brechas económicas y de seguridad existentes.

Dado que las nuevas tecnologías basadas en Internet —entre ellas la Internet de las Cosas— prometen traer consigo oportunidades sociales y económicas, su despliegue está planteando desafíos en materia de ciberseguridad en todos los sectores de la economía. Dado que el sector de las TIC ya no se encuentra aislado, las amenazas a la infraestructura de las comunicaciones representan amenazas en la economía en su conjunto. Los países en desarrollo que ya están retrasados en cuanto a su preparación en materia de ciberseguridad se encontrarán luchando por mantener el ritmo de las amenazas cibernéticas.

A pesar de que nuestra comunidad cree que los formuladores de políticas podrán seguir mejor el ritmo de la tecnología de Internet, nuestros miembros dijeron no estar seguros si la velocidad del cambio y la innovación no superará su capacidad de mantenerse al día.

Al mismo tiempo, a medida que cada vez más aspectos de nuestra vida social y económica transcurran en línea, surgirán nuevos vectores de amenaza. La capacidad de los gobiernos de asegurar su infraestructura nacional —desde centrales eléctricas y hospitales hasta redes de comunicaciones— será de suma importancia, ya que las redes inseguras ponen en peligro diversos servicios sociales, desde la policía y los servicios de emergencia hasta las plantas de tratamiento de agua y los servicios financieros. En esencia, quienes se encuentren del lado desfavorecido de la brecha digital serán blancos fáciles para los actores maliciosos.

Perteneciente a
Una mayor confianza y un mejor abordaje de las cuestiones de seguridad permitirán mayores beneficios para quienes aún no están conectados. Los consumidores y productores de países con calificación crediticia deficiente y una inadecuada verificación de la identidad seguirán pagando primas de riesgo más elevadas. Esta es un área en la que pueden intervenir los gobiernos, reduciendo así los costos de las transacciones en Internet. Sociedad Civil, Asia
Internet creará una nueva clase social que crecerá por encima de las demás. Las mujeres tendrán más oportunidades con mayor movilidad virtual. Sin embargo, la privacidad y la seguridad en línea representarán un desafío Tecnólogo, Asia del Sur
Pero inclusión también significa alfabetización. Sabemos cómo enseñar y aprender el alfabeto, pero no sabemos cómo hacer lo mismo con Internet. Gobierno, Europa
Hablamos de gobierno electrónico, pero esto no puede suceder si no se puede confiar en Internet. Tecnólogo, África

La nueva economía digital: ¿Nuevas oportunidades o profundización de las brechas?

La futura economía digital promete un cambio tremendo a un ritmo difícil de comprender. Por ejemplo, los despliegues de inteligencia artificial transformarán las economías de formas que recién ahora estamos comenzando a imaginar. La clave del éxito en este entorno acelerado será la capacidad de adaptación.

El comercio electrónico continuará creciendo y tendrá una mayor participación en la economía global. Los gobiernos harán más hincapié en la infraestructura y las instalaciones tecnológicas para acelerar la transformación de una economía 'fuera de línea' a una economía en línea. Los países que no estén bien preparados para lidiar con esta realidad podrían quedar atrás en términos de progreso económico. Sociedad Civil, Europa
Proveer conectividad a las poblaciones marginales no necesariamente abre las puertas al mundo en estas áreas empobrecidas. Muchas veces la conectividad y las redes sociales son instrumentos que replican la pobreza. El problema es proveer conectividad sin una estrategia por detrás. Capítulo de la Internet Society, América Latina
Una brecha cada vez mayor entre los mil millones ‘de oro’ y el resto de la humanidad en términos del acceso y la posibilidad de beneficiarse de todas las ventajas de las TIC y del desarrollo de Internet. Tecnólogo, Asia
En los próximos años, el despliegue de fibra óptica, especialmente en los backbones nacionales, cubrirá entre el 70 y el 80% de los respectivos países en la región de África. Tecnólogo, África
La “brecha digital” estará caracterizada por el nivel de acceso a la electricidad. Académico, África
Hay tanto dinero en el mercado de la entrega inalámbrica (satélites en órbita terrestre baja, proyecto Google loon, FB, etc.), que parece que algo hará clic y finalmente resolveremos el problema del acceso. Gobierno, América del Norte
En los países en desarrollo de América Latina y África tenemos más consumidores que productores, de modo que necesitamos un campo más equilibrado para que todos puedan disfrutar los beneficios económicos de la red. Tecnólogo, América Latina

Para prosperar en la economía de Internet del futuro, los países, negocios e incluso trabajadores deberán ser ágiles y poder aprender rápidamente. En una economía global caracterizada por la velocidad del cambio, la brecha digital evolucionará y posiblemente se profundizará simplemente en función de la capacidad de mantenerse al día con la tecnología.

Aquellas regiones del mundo que ya están teniendo problemas con el acceso básico a Internet quedarán incluso más rezagadas en la economía global del futuro. A medida que la tecnología se acelera, algunos se preguntan si surgirá una clase marginada permanente. También podríamos ver el surgimiento de brechas entre las comunidades, negocios y economías que puedan absorber el cambio y aquellos que no puedan. De hecho, si todas las comunidades y países no tienen recursos y/o capacidad para prepararse para esta transformación económica y adaptarse a la misma, la brecha digital económica podría ser cada vez más pronunciada.

A pesar de ser quienes más podrían beneficiarse de la IoT2 https://arc.applause.com/2015/12/02/internet-of-things-growth-developing-countries/ , las naciones en desarrollo podrían quedarse atrás si carecen tanto de infraestructura de conectividad como de marcos de políticas que les permitan aprovechar la ola de innovación. Como escribió en 2015 Michael Wolf para Forbes, “Aunque no hay dudas de que existirán grandes ganadores en los diferentes mercados de la IoT, la realidad es que, al igual que en cualquier gran categoría tecnológica, la mayor parte del botín se la llevarán unos pocos”.

Aunque estamos achicando la brecha digital, las brechas entre quienes están conectados y quienes están desconectados continuarán. Hoy en día, muchos países dependen de los teléfonos móviles para un acceso asequible. Sin inversiones en infraestructura básica para apoyar el crecimiento del número de dispositivos conectados, los ciudadanos no podrán beneficiarse plenamente de la economía digital. La IoT y otras nuevas tecnologías requieren acceso a ancho de banda; además, las inversiones en infraestructura, como un suministro de energía eléctrica y centros de datos confiables, son fundamentales para garantizar la confiabilidad de estos servicios. Como señaló un participante de Guatemala, “La IoT aumentará la carga sobre un ancho de banda que ya está al límite. Es necesario desarrollar y desplegar tecnologías que permitan lograr mayores anchos de banda”.

Claramente, la economía digital del futuro ofrece oportunidades para mercados emergentes más allá del propio sector de las TIC: la Internet de las Cosas está impulsando innovaciones en las áreas del agua potable, la preparación y ayuda frente a desastres, la atención de la salud y la prevención de enfermedades. Aunque a algunos les preocupa que la consolidación del mercado desaliente el emprendimiento, creemos que el espíritu creativo sigue vigente. Internet se basa en estándares abiertos y la innovación sin permiso y democratiza el emprendimiento —las nuevas innovaciones están surgiendo fuera de los grupos geográficos tradicionales como Silicon Valley—. Como observaron dos emprendedores sudafricanos: “Primero, la innovación tecnológica nos dará los datos que necesitamos de forma urgente para comprender cómo resolver los problemas que enfrentamos; segundo, reducirá el costo de prestación de los servicios hasta que podamos abordar los problemas de forma efectiva y a la escala requerida”.3 https://techcrunch.com/2016/07/04/the-emerging-markets-challenge-to-silicon-valley/

Our community is optimistic about bridging the future digital divide. In fact, all stakeholder groups and regions feel that the gap between regions in their ability to benefit from and participate in the Internet will decrease in the future.

De continuar la tendencia hacia la consolidación de las redes bajo el control de unos pocos grandes actores a nivel mundial, se podría ver limitada la posibilidad de que surjan nuevos actores. Las grandes plataformas de Internet están profundizando sus posiciones en el mercado, dominando la infraestructura, los servicios y las aplicaciones. Las redes más pequeñas simplemente no podrán competir con las grandes empresas globales que ofrecen servicios menos costosos e invierten en el desarrollo de nuevos productos e infraestructura.

Nuestras comunidades del Norte de África y las islas del Caribe pronosticaron que en el futuro habrá un bajo nivel de creación de contenido en sus regiones.

Si no actuamos ahora para asegurar que todas las partes de la sociedad estén preparadas y puedan aprovechar el poder de la tecnología para mejorar sus vidas, la brecha digital profundizará las brechas socioeconómicas.

¿Y si... la forma en que invertimos en acceso está afianzando a los actores dominantes y perpetuando las brechas digitales y socioeconómicas que ya existen a nivel global?

Oportunidad digital: ganadores y otros no tanto

“Odio ese lugar”, dice Ángel señalando el enorme centro de datos agazapado detrás de un alambrado de púas.

La valla recorre cientos de metros al costado de un camino vacío. Estamos a veinte kilómetros de la ciudad. En un país donde el 40% de la población todavía no está en línea, a través de antigua plantación el cable de fibra óptica se dirige directamente al principal punto de intercambio de tráfico de Internet del país.

Explore los Motores de Cambio y Areas de Impacto