media-culture-society

Los medios y la sociedad

La conectividad ubicua transformará los medios de comunicación y las sociedades en todo el mundo. Las nuevas tecnologías y la creciente interconexión de nuestras economías seguirán configurando las normas sociales, cómo se forman las comunidades y cómo se comparten las opiniones.

Los esfuerzos para desarrollar normas sociales o abordar el extremismo violento en línea desafiarán a algunos principios fundamentales de Internet, a saber, el anonimato, la privacidad y la libertad de expresión.
Los cambios del mercado laboral impulsados por la automatización podrían generar una ansiedad considerable a corto plazo, a medida que las personas se preocupen por el futuro del empleo y se cuestionen si tienen las habilidades necesarias para tener éxito en la nueva economía.
El cambiante ecosistema de los medios está democratizando el acceso a la información, al tiempo que está suscitando preocupaciones sobre las implicancias de las noticias falsas y la desinformación para el discurso público.
La economía impulsada por los datos desdibujará las líneas entre los sectores público y privado, lo que generará desafíos para la rendición de cuentas y la transparencia. Las políticas y procesos gubernamentales podrían socavar la Internet global y llevar a su fragmentación.

Resumen

A medida que Internet se integre cada vez más en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, afectará la forma en que trabajamos, nos comunicamos y nos gobernamos. Internet tiene una tremenda capacidad para conectar grupos dispares alrededor del mundo entre sí y con una asombrosa cantidad de información. De hecho, Cisco estima que el tráfico IP global aumentará un 300 por ciento en los próximos cinco años y que llegará a 3.3 zetabytes (270 bytes) por año en 2021.1 http://www.cisco.com/c/en/us/solutions/collateral/service-provider/visual-networking-index-vni/vni-hyperconnectivity-wp.html

Los despliegues de la IoT significarán que habrá dispositivos conectados a Internet en casi todo lo que forma parte de nuestra vida diaria: edificios, hogares, ciudades, medicina, alimentos e incluso el cuerpo humano. Este nivel de conectividad tendrá enormes implicancias para la sociedad, para las instituciones sociales y para las normas sociales.

La capacidad de cualquier persona, en cualquier lugar, de compartir contenido con el resto del mundo en línea es una poderosa fuerza de democratización. Sin embargo, también planteará desafíos a la sociedad. En el futuro, la comunidad de usuarios de Internet deberá tomar medidas proactivas para protegerse contra amenazas como la censura y las noticias falsas o sesgadas. El acceso a la información de calidad podría convertirse en un lujo, dividiendo a la sociedad a lo largo de fronteras socioeconómicas. Los cambios tecnológicos, como la inteligencia artificial y la automatización, cambiarán el mercado laboral, desplazando algunos empleos y creando otros nuevos. Todo esto significa que será crítico que la sociedad planifique y se prepare para estas disrupciones de manera de poder adaptarse y mitigar las consecuencias negativas para las personas y las comunidades.

Una cosa es cierta: en el futuro, la línea entre nuestras vidas física y en línea se desdibujará y hasta es posible que ambas se fusionen.

¿Y si... las nuevas formas de crear y entregar el contenido de los medios cambia no solo los medios sino también los deportes y la propia cultura?

De cómo el rugby femenino tomó el mundo por asalto

TimeMachine (TM) no detiene realmente el tiempo durante el juego; solo parece que lo hiciera. Eve Mooney se prepara para dar un pase y el tiempo se detiene —para el espectador—. ¿La jugadora en posición de centro lo recogerá o lo dejará caer? ¿El lineout será para los All-Blacks? La inteligencia artificial de TM pausa la transmisión y te permite una vista de 360 grados. Apuestas unos centavos. El juego se reinicia y te enteras si ganaste. Las apuestas en tiempo real permiten que seas parte de la acción.

La aparición de una sociedad mundial de Internet

Internet siempre ha cumplido su promesa de expandir el acceso a la información y construir una sociedad abierta y rica en oportunidades. Permite a las personas conectarse, hablar, innovar, compartir, ser escuchadas y organizarse. En los primeros tiempos de Internet, Vint Cerf, uno de sus padres fundadores, creía que de Internet surgiría una sociedad, una ‘Sociedad de Internet’.

Al mismo tiempo, hay una creciente conciencia de que la promesa de Internet como una fuerza para el bien podría verse socavada en el futuro, como resultado del aumento de las amenazas cibernéticas y las reacciones de los gobiernos ante estas amenazas, así como de la disminución de los niveles de confianza en Internet.

En general, los encuestados sienten que hoy en día ya existe una fuerte capacidad de utilizar Internet para facilitar el cambio social, algo que se fortalecerá en el futuro.

En este momento existen grandes fuerzas que desafían la promesa de Internet, entre ellas:

  • El deterioro del comportamiento en línea que socava el diálogo colaborativo y profundiza la polarización dentro de la sociedad.
  • El impacto de la automatización en el trabajo y el juego.
  • - Las brechas que dividen la sociedad entre quienes pueden adaptarse a un mundo en constante cambio y quienes no pueden hacerlo.

Normas de comportamiento en línea

Acompañando el surgimiento de esta sociedad global de Internet, no debería sorprendernos que los problemas que se dan en la sociedad – el odio, la violencia, el fanatismo – estén encontrando la forma de pasar al mundo en línea. Los expertos en Internet de Estados Unidos que participaron en una encuesta realizada en 2016 por el Centro de Investigaciones Pew y la Universidad Elon pronosticaron que las conductas irrespetuosas en línea persistirán y posiblemente empeorarán en los próximos años. Tal como observó Vint Cerf, Internet es un espejo de la sociedad – con todo lo bueno y lo malo que esto implica.

Muchas veces se dice que el anonimato habilita las malas conductas y permite a los usuarios adoptar comportamientos que jamás adoptarían en una interacción frente a frente. Sin embargo, el anonimato también permite a las personas hablar libremente sin temor a represalias o acoso.

De cara al futuro, el desafío para Internet es si la sociedad podrá aprovechar el poder de la tecnología y el ingenio del sector privado para desarrollar normas de comportamiento de modo que las personas puedan interactuar con seguridad dentro de sus comunidades en la red. Aunque las preocupaciones sobre el bullying, el discurso del odio y el extremismo violento no son nuevas para Internet, apenas recientemente ha surgido un esfuerzo concertado para ver cómo se pueden implementar soluciones para cambiar el rumbo de Internet.2 http://www.pewinternet.org/2017/03/29/the-future-of-free-speech-trolls-anonymity-and-fake-news-online/

Pero estas soluciones podrían exigir que los usuarios de Internet acepten ciertos compromisos. El anonimato y la libertad de expresión podrían quedar en segundo plano frente al impulso para desarrollar soluciones tecnológicas y normas sociales que moderen el comportamiento en línea.

La naturaleza cambiante del trabajo

A medida que la automatización y la inteligencia artificial cambien radicalmente la naturaleza del trabajo, el tiempo de ocio y muchos otros aspectos de nuestras vidas, el tejido básico de la sociedad será puesto a prueba. La transformación económica impulsada por la automatización y los datos a gran escala (big data) generará nuevos desafíos en torno al desplazamiento de puestos de trabajo y la desigualdad económica. Sin embargo, en la historia existen antecedentes de transformaciones económicas a escala similar – no es casual que a los acontecimientos actuales se les suela denominar “la Cuarta Revolución Industrial”. Y aunque no existe consenso sobre la rapidez con que se producirá el cambio, sí existe un acuerdo generalizado, e incluso ansiedad, sobre el hecho de que en el horizonte se avizoran importantes cambios que tendrán consecuencias para los trabajadores y la sociedad.

Los trabajadores, las comunidades y los gobiernos no están preparados para abordar las implicancias que tendrán la inteligencia artificial y la automatización para la sociedad entera. A medida que aparezcan nuevos empleos, el futuro de algunos trabajadores se pondrá en duda dado que los viejos empleos deberán evolucionar o desaparecerán. Las funciones directivas y las habilidades especializadas no serán inmunes al impacto de la inteligencia artificial y esto nos deja con algunas preguntas difíciles de responder, entre ellas “¿cómo capacitamos a la próxima generación si no sabemos para qué trabajos la estamos entrenando?”

A medida que la sociedad se esfuerce por absorber y adaptarse a estos cambios y sus ramificaciones, aparecerán nuevas brechas entre quienes estén debidamente capacitados para el empleo actual y futuro y aquellos cuyo empleo depende de sectores que ya no serán sostenibles.

Es imposible predecir las consecuencias finales de las tecnologías emergentes, especialmente para el empleo. Sin embargo, sabemos que el ritmo del cambio continuará acelerándose y que muchos no están preparados para enfrentar las transformaciones que se producirán a corto plazo. La flexibilidad, la adaptabilidad y el reciclaje de las habilidades en tiempo real y en toda la economía y la sociedad serán factores clave para triunfar en el futuro. Las soluciones no consisten en frenar la innovación, sino más bien en prepararse ahora de manera que la sociedad pueda beneficiarse plenamente de un futuro habilitado por la inteligencia artificial.

Perteneciente a
"Las comunidades virtuales —comunidades religiosas, artísticas o sociales— están aumentando. Esto podría ser bueno, ya que podría ayudar a aumentar la apertura y a que las personas se conozcan y aprendan a tolerarse. Esto será particularmente importante para África." Tecnólogo, África
"Internet cambió ciertos conceptos. Algunas cosas que no eran aceptables ahora sí lo son —debido a la deshumanización—. Ahora es más fácil ser grosero. Se eliminó el elemento de interacción humana." Oriente Medio, gobierno
"El comportamiento de los usuarios en Internet, desde el activismo en las redes sociales hasta el acoso cibernético, desde el crowdsourcing hasta el ciberterrorismo, desde la movilización política hasta las actividades criminales en la dark web. Internet se está utilizando para lo bueno —como al inicio—, lo malo y ahora también lo feo. Las fuerzas y presiones iliberales aumentarán a menos que la propia comunidad de Internet demuestre rápidamente que puede autorregularse. Las fuerzas negativas que actualmente utilizan o abusan del sistema han demostrado tener un poderoso impacto que requiere de una reacción mucho mayor que el impacto positivo del avance tecnológico, científico, humanitario y social que forjó Internet en sus primeros años." Tecnólogo, Asia
"Existe una tensión entre una sociedad abierta y la sociedad cerrada que apoyan los extremistas. Internet se está convirtiendo en un campo de batalla para las grandes ideas y tensiones sociales. Los extremistas tienen una estrategia en línea —y es importante que le prestemos atención—. Surgirán interrogantes sobre el control y el ethos de Internet. ¿Habrá nuevas normas para el ethos de Internet? ¿Qué piensa al respecto el establishment político?" Sector privado, África
"Recuerdo los viejos tiempos cuando Internet era como una aldea. ¡Nuestra comunidad parecía regirse por un conjunto de normas éticas! Aprendíamos qué se consideraba ético. Ahora que todo el mundo está en Internet, eso se ha perdido. La gente disfruta de la libertad, pero se ha perdido el respeto. Al ingresar al mundo cibernético, dejan sus códigos de conducta en el mundo real." Tecnólogo, Asia
"A medida que se automaticen cada vez más trabajos, la gente presionará por un ingreso mínimo garantizado. Aunque las máquinas hagan todo el trabajo, todos necesitamos un ingreso." Sociedad civil, América del norte
“Algunos puestos de trabajo se destruirán (tercerización/inteligencia artificial/ desintermediación), pero también se crearán nuevos puestos de trabajo, incluyendo la “economía local” basada en la impresión 3D, las energías renovables (red inteligente) y la Internet de las Cosas. La gran pregunta es cómo las sociedades se las arreglarán para manejar la redistribución entre los ganadores y los perdedores en el período de transición. Algunas ideas interesantes incluyen la renta básica universal implementada en países como Finlandia.” Sector privado, Europa

Cambios en el panorama de los medios de comunicación

Las tecnologías de Internet y las redes sociales basadas en nuevos modelos de negocio seguirán transformando el periodismo y la industria de los medios de comunicación, afectando a las comunidades, la confianza en las instituciones y la cohesión social en general.

“La versión en línea de la Ley de Gresham (el dinero malo siempre expulsa al dinero bueno). En este caso, las redes sociales y la opinión pública se ven cada vez más afectadas por las voces más fuertes, que están ahogando al resto. Esto afectará mucho la forma en que se diseñan los sitios web, cómo se moderan los comentarios y cómo se utiliza Internet en los debates políticos y sociales.” Sector privado, Europa
“La pregunta es si continuará existiendo o si el gobierno lo reprimirá. Una respuesta es que los medios tradicionales tendrán que adaptarse a Internet: los medios de comunicación ‘no tradicionales autopublicados’ seguirán creciendo en Oriente Medio” Sociedad civil, Oriente Medio
“La era digital ha provocado una disrupción en los medios tradicionales. El periodismo de investigación ha perdido fuerza, y esto perjudica la democracia. Sin embargo, los medios de comunicación son un pilar de la democracia.” Sociedad civil, Europa
“¿Internet se usará como una oportunidad para compartir información y acercar a las personas, o se usará como una herramienta para hacer lobby y propaganda con el fin de atraer la atención de la gente y desviar su atención de los temas serios, manteniéndolos ocupados en temas 'divertidos'?” Academia, Asia del Sur

El crecimiento del periodismo ciudadano y el uso de redes sociales y plataformas de video en línea ya han redefinido el panorama de los medios. Hoy en día, cualquiera puede publicar ‘noticias’ en estas plataformas, ya sean medios de comunicación tradicionales, un adolescente en una comunidad remota o uno de los incontables medios informativos que han surgido en los últimos años.

A medida que avancemos hacia una conectividad permanente sobre diferentes plataformas y redes, los usuarios aprovecharán todo tipo de dispositivos para compartir sus historias cuando y donde quiera que sucedan. Con la aparición de nuevas formas de medios de comunicación, cada vez más usuarios de Internet de todo el mundo se convertirán en periodistas de facto, descubriendo casos de corrupción o revelando intentos de las instituciones y los gobiernos de limitar los derechos básicos. Esto será particularmente importante en los países donde el periodismo ciudadano es una alternativa importante frente a los medios de comunicación controlados por el gobierno.

Sin embargo, aunque Internet puede tener un efecto democratizador en los medios, este nuevo entorno también da lugar a algunas consecuencias no deseadas. Un panorama de medios basados en modelos de ingresos que dependen de la cantidad de clics e impresiones continuará desafiando a los modelos de ingresos de los medios de comunicación tradicionales. El antiguo modelo de ingresos basado en la publicidad y las suscripciones está siendo reemplazado “ciberanzuelos” (clickbaits) y la difusión de noticias falsas (fake news), una tendencia que socava la confianza en el contenido en línea. Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que el 82 por ciento de los estudiantes de primer ciclo de secundaria de Estados Unidos no distingue entre una noticia real y “contenido patrocinado.”3 https://sheg.stanford.edu/upload/V3LessonPlans/Executive%20Summary%2011.21.16.pdf

Por ejemplo, aparecerán nuevas brechas entre los ciudadanos que se informen a través de sitios de noticias de redes sociales gratuitos o de bajo costo por un lado, y quienes lo hagan a través de redes y sitios pagos (paywall) por el otro. Esta brecha será exacerbada por políticos populistas que intentarán implementar cámaras de resonancia, promoviendo el extremismo y socavando el discurso y el pensamiento crítico. Alimentará las teorías conspirativas y debilitará las democracias. El papel de los medios en la sociedad como contrapeso a los excesos de poder y la corrupción se verá desafiado.

Los medios de comunicación y las plataformas de Internet ya están bajo presión de invertir en herramientas para garantizar que las noticias sigan siendo creíbles y basadas en los hechos, así como una fuerza positiva para la sociedad. La tecnología, en particular la inteligencia artificial, hará que la entrega de noticias sea más rápida y eficiente, con algoritmos que no solo seleccionen y compilen las noticias, sino que también se usen para verificar los hechos y las fuentes. La inteligencia artificial también hará que sea más fácil generar historias personalizadas con ayuda de algoritmos basados en el sentir de cada sociedad o comunidad, respondiendo en tiempo real a catástrofes y otras historias de interés humano. Podría traer eficiencias al periodismo tradicional y así liberar a los periodistas, que podrían dedicarse a escribir historias más profundas y con diferentes matices.

Perteneciente a

Los gobiernos en busca de su papel en la nueva era digital

En los próximos cinco a siete años, los gobiernos enfrentarán el desafío de evolucionar y adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y económicos y a sus implicancias para la sociedad.

Las funciones y responsabilidades de los gobiernos y del sector privado se desdibujarán a medida que el sector privado se haga cargo de responsabilidades tradicionalmente asumidas por los gobiernos. Por ejemplo, el despliegue de infraestructura urbana inteligente ofrecerá una amplia gama de beneficios a la comunidad objetivo, pero a la vez también permitirá que entidades privadas recopilen grandes cantidades de datos. Los ciudadanos y la sociedad tendrán que adaptarse al papel cambiante de los gobiernos, ya que la privatización de los servicios y los espacios públicos amenaza con empañar la rendición de cuentas y la responsabilidad.

También se presionará a los gobiernos para que se hagan cargo de áreas tradicionalmente lideradas por el sector privado. Por ejemplo, algunos países podrían intentar contrarrestar el peso de las plataformas digitales dominantes, estimular la aparición de información precisa o limitar la influencia de las noticias falsas sobre los ciudadanos.

A medida que los gobiernos utilicen Internet para prestar cada vez más servicios, la relación entre los gobiernos y los ciudadanos se volverá menos humana. El voto, la identificación y otros servicios se automatizarán, con lo cual aumentará la eficiencia en la prestación de servicios de mayor calidad. Si bien esto tendrá un tremendo potencial en términos de eficiencia y ampliación del acceso a los servicios gubernamentales, también creará ansiedades a corto plazo a medida que evolucionen las instituciones que han gobernado a las sociedades por generaciones.

En general, los encuestados sienten que hoy en día ya existe una fuerte capacidad de utilizar Internet para facilitar el cambio social, algo que se fortalecerá en el futuro.

Por último, a medida que Internet impregne todos los aspectos de la sociedad, la política y la economía, el papel del gobierno frente a Internet inevitablemente cambiará. Muchos miembros de nuestra comunidad creen que los gobiernos buscarán asumir un papel mucho más protagónico en el desarrollo, despliegue y uso de Internet, y que las herramientas de política existentes no son adecuadas para la era de Internet. Las políticas gubernamentales que miran hacia adentro podrían sofocar los flujos de información transfronterizos y amenazar la economía digital a nivel mundial. Las reivindicaciones cada vez más fuertes de la soberanía cibernética y las políticas proteccionistas aumentarán los riesgos de una fragmentación técnica, política y comercial de Internet. Y un número cada vez mayor de países utilizará intencionalmente la tecnología para vigilar y aislar a su gente del resto del mundo. Este papel cambiante del gobierno tendrá implicancias para las sociedades conectadas alrededor del mundo que no se basan en las fronteras nacionales sino en comunidades de interés que abarcan el mundo entero.

El aumento de los flujos internacionales de datos, servicios y bienes traerá una necesidad de acordar normas internacionales. Algunos predicen que, a falta de un acuerdo sobre normas universales, los acuerdos regionales se multiplicarán y acelerarán el surgimiento de un mundo multipolar organizado en torno a nuevos bloques de países y sociedades.

“Creo que en el futuro aumentará nuestra dependencia de la tecnología móvil y la Internet de las Cosas, de modo que los gobiernos buscarán formas de utilizar esta tecnología para lograr sus objetivos.” Académico, América Latina
“Privatización de la gobernanza. El sector privado está desplazando a los gobiernos como el lugar donde se formulan las políticas (poder de policía, aplicación de la ley, inteligencia, etc.), incluso en el disfrute de los derechos humanos.” Sociedad civil, América del norte

¿Qué pasaría si... usáramos Internet para impulsar la tranasparencia y fortalecer la democracia?

Seguir el dinero: cómo Open Everything recurre a la transparencia radical para mantener el periodismo limpio y solvente

“El periodismo se estaba autofagocitando”, me comentó Jan Almeida, “Teníamos que encontrar una forma de confiar en lo que estábamos leyendo y, como ciudadanos, asumir la responsabilidad de apoyar el periodismo real. Así fue que entrenamos nuestras propias inteligencias artificiales para desmontar las historias que tratan de imponernos y ver de qué están hechas. Fuentes, lugares, agendas, propiedad. Todo ”.

Explore los Motores de Cambio y Areas de Impacto