¿Y si... la automatización y la IA generan ahorros a corto plazo para las industrias pero afectan su sostenibilidad?

La escasez de abogados con un nivel de experiencia intermedio es un duro golpe para la profesión legal

En 2017, los expertos habían pronosticado una “década de disrupción”. Y esta vez tuvieron razón, especialmente con respecto a las profesiones legales. Luego de la crisis financiera global de 2008, los honorarios de los bufetes de abogados resultaban demasiado altos, incluso para los clientes corporativos.  Tradicionalmente, los bufetes empleaban abogados recién recibidos para realizar las tareas legales de rutina. Los jóvenes aprendían el oficio, realizaban trabajos repetitivos pero fundamentales, desarrollaban su criterio profesional y adquirían experiencia para luego avanzar en su carrera.

Pero a mediados de la década de 2010, los bufetes de abogados dejaron de contratar abogados recién graduados. En cambio, invirtieron en inteligencia artificial para los trabajos de rutina, por ejemplo, buscar en los registros de tierra o realizar la diligencia debida. Tareas que antes una persona realizaba en varias semanas ahora se podían completar en apenas unas horas. Un informe reciente estima que entre 2015 y 2022 se perdieron 500 000 puestos de trabajo en el sector legal.

Como los costos son más bajos, los abogados socios de los bufetes que en 2015 ganaban tal vez un millón de dólares al año ahora ganan en promedio cinco millones. En una economía legal que se rige por el principio que dice que “todo es para el ganador”, los perdedores no pudieron siquiera comenzar sus carreras, pero a los ganadores les fue extremadamente bien.

Sin embargo, hoy la profesión legal enfrenta una escasez mundial de abogados a mitad de carrera. Los abogados que hace diez años podrían haber estado trabajando como principiantes ahora deberían estar avanzando hacia convertirse en socios. Pero como había muy pocos trabajos para principiantes disponibles en el sector legal, la mayoría de los graduados abandonaron el derecho o aceptaron trabajos a tiempo parcial o a corto plazo. Los bufetes de abogados enfrentan ahora una crisis de contratación para los cargos intermedios. Deben pagar salarios cada vez más altos a un grupo cada vez más pequeño de abogados con experiencia, incluso llegando a ofrecer salarios más altos que los de los propios socios.

A los bufetes de abogados les resulta cada vez más difícil encontrar abogados experimentados para los trabajos que requieren un toque humano: defensa y apoyo de diferentes causas, litigios, arbitrajes o simplemente la aplicación de su experiencia y criterio profesional a la hora de hacer un trato. Por primera vez en la historia faltan abogados.

Estas preguntas exploran cómo Internet podría evolucionar. Pero el camino que tomamos depende de nosotros.

Perteneciente a