¿Y si... las respuestas de los gobiernos ante los desafíos socavan los derechos de las personas en línea?

Acabar con los cortes de Internet – Cómo salir del problema mediante crowdsourcing

Los cortes de Internet por parte de los gobiernos se han vuelto algo común. ¿Se acercan las elecciones? Apague la red para evitar que la gente se organice. ¿Le molestan las minorías que exigen derechos lingüísticos o educativos? Apague Internet en su región y detenga a cualquiera que se queje. ¿Le preocupa que los estudiantes hagan trampa en sus exámenes? Apague la red móvil para que no puedan “llamar a un amigo”.

Pero resulta que en muchos países se han producido o se producen grandes diásporas, ciudadanos que se mudaron al extranjero por motivos de trabajo. Estas personas ganan bien y les gusta mantenerse en contacto con su hogar. ¿Qué es lo que más odian? Los cortes de Internet.

Así, cuando el gobierno de Edonia acudió a los proveedores de telecomunicaciones para cortar Internet antes de una reciente elección, los dos millones de edonianos que trabajan en el extranjero se pusieron en acción. Los edonianos organizaron una campaña de crowdfunding a través de las redes sociales y los emigrantes juntaron dinero para comprar tiempo de satélite para sus familiares y amigos que permanecían en Edonia.

Mientras tanto, en Edonia, los jefes de familia le pidieron a sus parientes más jóvenes ayuda para desbloquear o “liberar” los teléfonos de toda la familia de modo de poder usarlos en cualquier red. Las redes comunitarias de banda ancha se unieron a diferentes grupos sociales y religiosos para difundir el conocimiento y la resiliencia de la conectividad local. Cuando el inevitable corte comenzó, la gente se conectó al satélite a través de cientos de nodos locales, para lo cual los principales costos eran cubiertos por familiares y amigos en el extranjero.

Una vez que estuvieron nuevamente en línea, estas personas condenaron el intento de corte y advirtieron al gobierno: “Si quieren que sigan llegando las remesas del extranjero, no corten Internet”. El corte terminó a las pocas horas y el gobierno afirmó que todo había sido culpa de un “problema técnico”. Pero el mensaje es claro. Ahora no solo la tecnología sino también las personas le buscarán la vuelta a los fallos de la red.

Estas preguntas exploran cómo Internet podría evolucionar. Pero el camino que tomamos depende de nosotros.

Perteneciente a